21 oct. 2007

Entre copas

Hay amistades que como las olas vienen y van, y no por eso dejan de serlo. Hay gente con la que te encuentras después de lustros, y ni fu ni fa, un par de frases hechas, conversas un rato sobre lugares/amigos comunes, y hasta dentro de diez años que nos volvamos a ver. Sin embrago hay otras, las autenticas, que aun pasados muchos años, las reencuentras y la chispa surge enseguida, la complicidad y la amistad parece con ellas que no tiene fecha de caducidad.
Este fin semana quiso el destino volver a ver a dos de esas viejas amistades, fue en Cádiz el sábado por la noche, de hecho las dos son gaditanas pata negra, pero de esas que el Diario llama “gaditanos por el mundo”, una en Hamburgo, y la otra en Londres, una ingeniero, la otra abogada…pero sobre todo las dos buena gente.
Con Angi cenamos junto a otros amigos en el antiguo Candil de la calle Javier de Burgos, hoy reconvertido en cantina mejicana…fajitas, nachos y quesadillas han sustituido a las célebres “inteligensias” del Candil (sesos de ternera rebozados). Y así entre copas de Margarita y muchas risas, nos contó Angi sus nuevos proyectos en la ciudad a orillas del Elba. Como dirían los Guiris de Juan Carlos Aragón aya por el año 96

"Hamburgo es Cádiz con más malage
Cádiz es Hamburgo con más paraos."

En el Archivo de Indias del renovado Pópulo, segundo encuentro con el pasado, esta vez Bea, tan divertida como siempre, con la que quede hoy en La Marea del paseo marítimo, para esta vez no entre copas sino con quisquillas fritas, cerveza y mucho sol ponernos al día después de tantos años. Amiga de años universitarios junto a Arancha, Auxi y Patricia (que también anda por la City), y de las que también me ha actualizado y facilitado sus mails. Comentamos lo cambiado que encontramos el centro de Cádiz , sobre todo la calle Columela donde los negocios de antaño han dado paso a un centro Comercial al aire libre llenos de “Zaras” y asimilados, ambos éramos vecinos del centro yo de Columela , ella del Mentidero y conocimos la Calle Columela y Ancha del pasado.
Cuando uno no se mueve de Cádiz –Sevilla, le fascinan con cierta envidia sana las historias personales de los que se decidieron a volar fuera de España a conocer mundo. Y en el caso de Bea dedicarse a algo tan fascinante como vender vinos españoles en Inglaterra. Mucha suerte, y lo dicho las próximas copas, de Rioja y en Londres, a brindar por los viejos amigos.

PD: Se me el olvidaba, en el Archivo también nos encontramos con Lolo y su mujer, que nada mas verme me soltó:

"Pishaa, Felipe que de tiempo, la última ve que te vi fue en carnavale volviendo de la viña con un moraso y te iba bebiendo hasta el agua de los sharcoo ……….que tajá llevaba pisha"

2 comentarios:

Maria dijo...

Soy otra gaditana más fuera de casa, con otro rumbo.
Aún me emociono cuando, las pocas veces que paseo por Cádiz, oigo nuestro acento gaditano..en esos momentos, sobre todo, noto como amo mi tierra, más que cuando estoy lejos.

María
http://www.laislaesmeralda.com

El Oliva dijo...

Que tal María, gracias por tu visita. Pues si que estas lejos. ¿Cuántas veces vienes al año por Cádiz?