25 ago. 2008

La sonrisa de la esperanza.

Niños corriendo el pasado 14 de agosto por la Caleta

Y es verdad que no la pierden. Como todos los años varias familias gaditanas acogen en sus casas a niños saharauis. Un pequeño granito de arena para mitigar el drama humano que estos niños viven en su exilio desértico. Y todos los años me llama la atención como estos niños no pierden la sonrisa ni un solo instante, disfrutan de su estancia en Cádiz al máximo. ¿Que esconde esta sonrisa? , solo ellos los saben. Quizás la esperanza de que su relación con estas familias, sus estancias estivales, no son tan solo una anécdota veraniega, y que en un futuro no muy lejano, sean su llave para un mejor porvenir en España. No deja de ser irónico que los que parten hacia la soledad del desierto sonrían, y quienes se quedan aquí, con todas las comodidades del moderno occidente lloren desconsolados. Cuanto deberíamos de aprender de los que han aprendido a ser felices con tan poco.

El día de la despedida

Fotos: Miguel Gómez y Victor López / La Voz de Cádiz


1 comentario:

bitdrain dijo...

Sonrisa y esperanzas, ambas bonitas palabras.